¿Por qué los perros lamen los pies, las manos y la cara de su dueño?

por qué los perros lamen a sus dueños

¿Te has preguntado alguna vez por qué los perros lamen los pies, las manos y la cara de su dueño? Si crees que lo están haciendo sólo porque quieren darles muchos besos, estás un poco alejado. Aunque no se puede ocultar un comportamiento de afecto, hay varias razones por las que los perros lamen a sus dueños. Vamos a averiguar juntos por qué los perros lamen las manos, los pies y las caras de las personas que les rodean.

¿Por qué mi perro me lame?

Si su perro lame todo, no debes estar sorprendido, especialmente si es un cachorro. De hecho, cuando nacen, la mamá lame a los cachorros con el fin de estimular sus pequeños corazones y su sistema respiratorio. El lamido de la madre puede ser comparado con las pequeñas palmadas dadas a los recién nacidos. Además, los perros lamen a los cachorros para limpiarlos, un comportamiento que los perritos perciben como un signo de cuidado y afecto de sus padres. Además, cuando un cachorro tiene hambre, lame a su madre para pedirle comida.

Un recuerdo de la conducta materna también se puede observar cuando un perro se lame de una manera lenta y metódica. Curiosamente, los perros lamen a los niños con el fin de deshacerse de los olores fuertes que podrían atraer a los depredadores. Hablando de “olores fuertes”, es lo mismo cuando un perro lame los pies de su dueño. En otras palabras, quiere protegerte.

por qué mi perro me lame

¿Por qué los perros lamen a sus dueños?

Otras razones por las que los perros lamen a sus dueños, son atribuidas a las feromonas que los perros pueden oler, también el hecho de lamer les da información más precisa. Si tiene una buena relación con su perro, este lo verá como el líder de la manada, así que no debe sorprenderse cuando lo lame. De hecho, los perros lamen a quienes reconocen como sus superiores.

También hay perros que se lamen a sí mismo, como perros que se lamen las patas. Si lo hacen demasiado, significa que pasan por una situación muy estresante o están muy ansiosos. Por lo tanto, para calmarse, imitan a la madre lamiendo, con el fin de liberar endorfinas.