Perros deprimidos por la pérdida de su dueño, síntomas y consejos

perros deprimidos por la pérdida de su dueño

A menudo oímos acerca del gran dolor de perder un perro, pero nunca sobre la situación opuesta, en otras palabras, cuando un perro está deprimido por la pérdida de su dueño. Esto es, una vez más, prueba de nuestra egocéntrica relación con los perros, donde los seres humanos son el centro de todo, soberano y no se preocupa de sus sentimientos y necesidades. Sin embargo, no debemos preocuparnos por nosotros mismos, sino más bien por ayudar a quienes están cerca de nosotros. Así que vamos a ver cómo ayudar a un perro que está deprimido por la pérdida de su dueño y cómo se manifiestan síntomas de depresión y luto.

Cómo ayudar a un perro que está deprimido por la pérdida de su dueño

Parece que la ciencia y las instituciones están tratando, en todos los sentidos posibles, negar que las mascotas tienen sentimientos y comportamientos que son “casi humanos”, no es conveniente para ellos aceptarlo ya que los animales se utilizan de muchas maneras, entre ellos para experimentos de la peor clase. Sin embargo, hay muchos casos de perros llorando en la tumba de sus dueños muertos y esto no debería ser una sorpresa. Todos los perros sienten y sufren tanto cuando su dueño fallece y a veces padecen tanto que se dejan morir después de ellos, ¿cuántas personas pueden decir lo mismo?

perro deprimido

Cuando el dueño de un perro muere los primeros síntomas de la depresión del perro son similares a los síntomas de depresión humana. Definitivamente verás que el can no come, es menos sociable con el resto de la familia y será más difícil jugar con él. Pero esto no significa que debas excluirlo y no darle atención. Por el contrario, tanto del día como sea posible debe ser pasado con él, haciendo las cosas que amaba hacer con su dueño, ya que esto podría ser estimulante para el perro. Lo importante es distraerlo de la situación.

Por lo general, los perros superan la depresión más rápidamente cuando tienen el pleno apoyo de los nuevos dueños. Una cosa muy importante es apoyarlo y recompensarlo cuando muestre signos de recuperación.

Así que no se limite con los mimos y las golosinas. Si desgraciadamente la situación no mejora a pesar de las cargas de atención y de estar bien cuidado, lo mejor es llevarlo a un veterinario para asegurarse de que no hay otras causas para su sufrimiento.